sábado, 2 de marzo de 2013

Derrota de los junior en el partido de este sábado por la mañana


LIGA GALEGA JUNIOR MASCULINA-JORNADA 15
CB ARTAI, 79-ROSALÍA DE SANTIAGO, 84

CB ARTAI ( 12+20+21+26): Javi (5), Fer (18), Damián (12), Sergio García (2), Dresma (9)-cinco inicial-Sergio Cebral (7), Nico, José (21), Pablo, Carlos Fuentes (5)

INSTITUTO ROSALÍA (18+21+20+25): García (7), Nilo (8), Orejas (7), Antón (13), Fernández (10)-cinco inicial-Eduardo (2), José (8), Barros (5), Andrés (10), Sanmartín, Pablo (14) y Paz.

ARBITROS: Larrañaga y Sobrino, ambos de A Coruña. Bien, sancionaron con 19 faltas a los locales y con 23 a los santiagueses. Sin eliminados.

INCIDENCIAS: Cuarto partido de la segunda vuelta; buena entrada de aficionados en las gradas del pabellón de la Zona Escolar de Carballo, con gran número de ellos llegados desde la capital de Galicia.
Tercera derrota consecutiva de los jugadores de Joaquín Moreira, quienes pese a la derrota, mejoraron tanto en juego como en actitud respecto a las dos derrotas anteriores. Mucho mérito el de los locales capaces de aguantar el rtimo y el excelente nivel de juego de su oponente. Los compostelanos demostraron sobre el parquet carballes el porqué de su posición en la tabla. Los de Ángel Castro están en los más alto, con una única derrota y el resto de las jornadas las contabilizan con victorias. Eso sí, para ganar en Carballo tuvieron que sudar la gota gorda y ponerse el traje de faena.
 Salvo en los instantes iniciales, en los primeros minutos del primer cuarto, donde los locales salieron más centrados que en citas anteriores, el resto del encuentro lo tuvo controlado en el marcador la formación santiaguesa. Los dos equipos ofrecieron minutos de gran juego y de gran intensidad en la primera parte. Cada arreón de los de Ángel era contestado por los locales que no querían irse del partido. Los bases de ambos equipos hacían jugar a sus compañeros y además anotaban.
Con siete puntos se iban los de Ángel al vestuario. Por desgracia para los locales el arranque del tercer parcial sería determinante para el desenlace final. Un parcial de 0 a 10, obligaba al técnico local a solicitar tiempo muerto pues el electrónico se disparaba para el rival (32-49). A partir de ese momento la defensa local comenzó a dificultar los ataques rivales y además la inspiración en ataque volvía a poner las diferencias en menos de diez puntos. Pero en esa situación, los santiagueses demostraron que no les temblaba el pulso y cada vez que los de casa se acercaban en el marcador (llegaron a estar a tres puntos y con posesión) anotaban y volvían a ensanchar la diferencia. Enorme el esfuerzo de los locales que pese a tener todo perdido (9 abajo y menos de un minuto) siguieron luchando hasta el último suspiro del partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario