domingo, 18 de noviembre de 2012

Victoria de los junior ante Marín



LIGA GALEGA JUNIOR MASCULINA-JORNADA 3

CB ARTAI, 92-MARÍN PEIXE GALEGO,86

Parciais: 15-19; 45-45;64-71; 92-86

CB ARTAI ( 15+30+19+28): Fer (18), Damián (37), José (8), Dresma (14), Carlos (2)-cinco inicial-Javi (6), Lolo (0), Sergio Cebral (0), Pablo, Nico, Manu (2) y Sergio García (5)

CB MARÍN PEIXE GALEGO ( 19+26+26+15): López (12), Víctor (14), Podkovyrov( 14), Cedric Belemene (25), Koyanouba (8)-cinco inicial-Matesanz (9), Malaquías (4), Villamarín y Rodrigo.

ARBITROS: Miguel Álvarez y Jesús Sobrino, ambos de A Coruña. Sancionaron con 16 faltas a los locales y con 20 faltas y cuatro técnicas  a los visitantes, siendo eliminado Víctor. Muy protestados por el equipo visitante.

INCIDENCIAS: Buena entrada de aficionados en las gradas del pabellón carballés para asistir a la tercera jornada de liga para los junior.

Visitaba Carballo uno de los “gallitos” de la liga. Dirigidos por toda una referencia del baloncesto gallego, el mítico alero Alberto Abalde, ahora en funciones de entrenador, con una plantilla que en su mayor parte se proclamó subcampeona de España en categoría cadete la pasada temporada y con tres jugadores de una calidad fuera de lo común, los dos africanos, Cedric y Koyanouba, a lo que hay que añadir el ucraniano Podkovyrov, junto con un buen grupo de jugadores gallegos, liderados por su capitán Víctor García. Tal pléyade de jugadores eran recibidas en Carballo por un equipo, el local, que venía de sumar una derrota por cuarenta puntos de diferencia en Lugo. Con esta perspectiva, con estos datos, lo normal es que la victoria se fuese y de forma holgada para tierras pontevedresas. Pero el deporte, a veces da muestras de su incerteza con un partido sensacional por parte de ambos equipos y en el que la victoria sonrió a los locales.
Partido marcado por el carácter ofensivo de ambos equipos, empeñados en anotar lo más rápido posible (los locales anotaron 30 puntos en el segundo cuarto y 28 en el último) ofreciendo a los aficionados jugadas de todos los tipos y colores. Mérito de los carballeses haber aguantado los tres intentos visitantes por romper el partido, el último cuando quedaban menos de diez minutos y haber plantado cara a todo un Marín. Y es que el partido comenzó ya con un mate de Cedric que hacía presagiar un partido muy duro para los de casa. Cada error de los de Joaquín era penalizado con una canasta de los de Abalde. Pero con una fe a prueba de bombas y con una gran defensa, los carballeses lograron estar en partido en todo momento y llegaron al cuarto final con opciones de llevarse la victoria. En esos minutos finales, demostraron mayor claridad de ideas y de acierto para sumar una victoria que casi nadie se esperaba

No hay comentarios:

Publicar un comentario