jueves, 5 de julio de 2012

Fin de temporada


Alley-oop
<< Ganar no lo es todo, pero sí esforzarse para ganar. >>
VINCE LOMBARDI
Recién acabada la temporada toca hacer balance de lo hecho y mirar por el rabillo del ojo lo que nos espera para el durísimo curso que viene en todos los aspectos que uno puede pensar o que le pueden pasar por la cabeza . Una temporada, la 2011/2012, que comenzábamos antes del propio inicio, lo cual merece una explicación porque puede resultar difícil de entender. Uno de los equipos del Club Baloncesto Artai, el cadete aceptaba la invitación del concello para participar en los Xogos do Eixo Atlántico que se disputaban en la localidad portuguesa de Matosinhos. Esta invitación (nunca estaremos lo suficientemente agradecidos a Francisco García y Fran del Valle del Patronato por su labor, así como a los padres de todos los jugadores) implicaba que mientras que todos los clubes comenzaban sus merecidas vacaciones, los diez jugadores de este equipo arrancaban la pretemporada allá por el mes de junio. Tres semanas de entreno y una semana de competición para finalizar quintos, siendo los únicos representantes de Carballo en esta cita deportiva de las principales ciudades gallegas y del norte de Portugal, con el orgullo de representar al pueblo y al colegio en una competición de esa importancia.

Jonathan Barreiro en el partido jugado en Sarria
El epílogo a esta larga y dura temporada, lo poníamos hace menos de tres semanas, con un final típico de película norteamericana (no de las que echan a media-tarde basadas en hechos reales) protagonizada por el equipo cadete masculino de Javier Cotelo. Los jugadores colegiales vencían al CB Sant-Yago por siete puntos de diferencia, lo que les permitía conseguir el campeonato y el ascenso a liga gallega, siendo el segundo equipo del club que lo lograba esta temporada. Y digo lo del final típicamente “yanqui” pues esos siete puntos se lograban con dos tiros libres anotados por el capitán, Jorge Guillamet, con el tiempo casi finalizado (quedaban menos de dos segundos) y con unas gradas del pabellón Bergantiños tomadas por las aficiones de ambos conjuntos.
Por el medio doce meses de trabajo intenso y duro, marcados, como fue siempre a lo largo de esta década que llevamos en este “mundillo”, por el apoyo del colegio, por el trabajo de base, por el trabajo de cantera, con una base sólida y estable en el propio colegio ( 107 jugadores) , de donde salen la mayoría de los integrantes que forman parte de los nueve equipos que tenemos en la actualidad (la temporada que viene serán dos más), pero abriendo la posibilidad a que vengan jugadores de fuera. En esta temporada recién concluida, había jugadores de A Laracha, de Agualada, Arteixo, Baio, Cerceda y de otros colegios e institutos de Carballo. Un modelo de trabajo, el de cantera, el del trabajo diario con los más pequeños que ahora está en boca de todos (¿será porqué no hay dinero?) pero en el que pocos clubes invertían recursos y tiempo pues es el más duro y en el que los frutos se ven a más largo plazo.
Por el medio del artículo, comentaba que dos de los equipos del club lograban este año el ascenso a liga gallega, por un lado los cadetes, y por otro, los junior. Este equipo tiene motivos para presumir pues por segunda vez en su carrera jugarán la liga gallega (ya lo hicieron en infantiles y quedaron quintos ), vienen de quedar campeones y tuvieron la suerte de entrenar y jugar con Jonathan Barreiro, el chaval de Cerceda que estos días copa los medios deportivos por su fichaje por el Real Madrid. El cercedense estuvo vinculado con el equipo junior y fue una de las claves del campeonato y posterior ascenso del equipo. Esperamos y deseamos que le vaya muy bien en este nuevo rumbo que toma su vida. No lo dudamos, pues a sus innegables cualidades técnicas y físicas, se añade una gran personalidad , carisma y  educación, como quedó reflejado en la emotiva  y cariñosa despedida que le tributaron en su centro de estudios, en el CPI O Cruce de Cerceda, tanto sus compañeros como sus profesores y demás personal del centro.